Teléfonocómo llegar
blog

El origen del bolígrafo

El origen del bolígrafo

Cuadernos, paquetes de folios, lapiceros, sobres… Además de dedicarnos a la impresión, muchos de los establecimientos de artes gráficas del centro de Madrid también solemos ofrecer material de oficina a nuestros clientes.  Carpetas de diferentes tamaños: clasificadoras, de cartulina, de plástico… Todo lo necesario para que puedas guardar conservar y archivar los documentos que te preparamos.

Uno de los muchos productos que puedes encontrar en todas las tiendas de artes gráficas del centro de Madrid son los bolígrafos. Azules, negros, verdes, rojos o de los colores más variados. Para la oficina, para el colegio, para la casa… Más o menos elegantes, con capuchón, con botón, con o sin clip… Hay decenas, cientos de modelos diferentes para que puedas elegir el que más te guste. 

¿Sabías que el bolígrafo se inventó en Hungría en 1938? Ladislao Biro, un periodista húngaro, harto de que sus notas escritas con pluma estuvieran llenas de borrones como resultado de pasar la mano sin que la tinta se hubiera secado, comprobó que la tinta de las rotativas se secaba casi instantáneamente, pero por ser demasiado viscosa no fluía adecuadamente. Cuentan que viendo jugar a unos niños a las canicas, uno de los pequeños lanzó su bola a través de un charco, y ésta fue dejando tras de sí un pequeño rastro de agua sobre la tierra seca.

Así se le ocurrió que, colocando una pequeña bola al final de un tubo con tinta, la tinta podría trasladarse fácilmente al papel y de esta forma nació el primer bolígrafo. Un invento que, nunca mejor dicho, ha hecho correr ríos de tinta por todo el mundo. En Metropoly Artes Gráficas contamos con una sección especial donde puedes elegir el bolígrafo que mejor se adapte a tu forma de escribir.

haz clic para copiar mailmail copiado